Mi papá : el negro para los amigos, Ricardo para los conocidos, Obama para los Walters.

Nuestra relación es rara, él se hace el que le molesta tener una hija tan guarra como yo, me mira mal cuando digo alguna grosería, pero ni bien me doy vuelta se ríe.
Se hace el indignado por cómo hablo de él en este blog, pero a su vez es el primer lector, un gran colaborador y cuando sabe que lo menciono, entra 435 veces por día, sin contar que promociona Seamos con cuanto conocido tiene.
Además yo sé que siempre se va a enorgullecer de mí, si gano un premio Nobel o si este blog sale votado como el peor de la historia por la revista People.
Él protagoniza ( aunque sea como contrafigura o villano ) muchísimos de mis posteos, es el que me abastece de esas revistas bizarras que tanto me gustan, ( click acá ) el que no se horrorizó cuando me quise teñir el pelo de violeta ni cuando me lo corté carré, el que me salva de horribles catástrofes, el que me hincha para que vayamos a andar en skate o para hacer kitesurfing ( ahora va solo, yo desistí ), y por otro lado es al que llaman todo el tiempo en el colegio por su apariencia de solemne, su trabajo culto y su caligrafía de prócer antiguo. Él todo lo sabe, y sin embargo es de esos que te rompen las pelotas con cuántos átomos tiene un tritón. Sacando todo eso también es mi papá, mi mentor y el hombre de mi vida. Feliz cumpleaños.


Ps: Ahora cuando te vea te doy el pre-regalo. Me agarró un ataque utilísima satelital e hice unos muffins cubiertos con grana verde y un confite gigante en el centro. La verdad, quedaron una villada, pero me parece que están riquísimos. Tranqui que después te regalo algo decente !

0 sabias opiniones:

Publicar un comentario

 
Header Image by Colorpiano Illustration