La suerte Pinal.

Cualquiera que conozca una persona portadora de este apellido habrá podido notar que los Pinal nunca están metidos en situaciones turbias o en negocios extraños; nunca sobrepasan ningún límite ni llevan nada de contrabando.

Pero cuidado, no es que hago notar esto para dar fe de qué correctos somos los Pinal, porque en realidad no es de bondadosos si no porque somos conscientes de nuestra mala suerte para hacer cosas mal. ¿ Cómo se distingue a un Pinal ? Cualquier persona puede robarse 5 libros y que nadie se entere, peeeero si alguno de nosotros intentase agarrar disimuladamente una moneda de 10 centavos que se le cayó a alguien, nuestra mala suerte se encargaría de que justo pase una vieja y nos sermonee, o, peor aún, que pasara un policía. O que la vieja llame a la policía.


Si en un casamiento alguien tira un grano de arroz y éste justo va a dar al ojo de la novia ( recién curada de una operación en la zona ) y arruina accidentalmente el festejo, no dude: esa persona es del clan.
Otro caso; en el Caribe todo el tiempo a mi señor padre y a mí nos ofrecían marihuana por 1US$ cada porrazo ( y noten, era hierba caribeña ); Como tenemos un par de fumones amigos, en algún momento se nos cruzó llevar un par de regalo y quedar como capos, pero por suerte mi padre se acordó de la maldición, era obvio que si llegábamos a comprar justo el entrenador de los perros buchones estaría paseándolo por la calle en la que nosotros estábamos y Zas ! a la carcel de Barbados.
  • No podemos colarnos en ningún lado, porque siempre justo nos agarran a nosotros;
  • No podemos mentir; siempre alguien nos ve.
  • No podemos tirar comentarios como: 'Mirá esa vieja cachivache, rrrrrridiculísima ! ' porque justo va a ser la abuela de nuestro interlocutor ( Sí, esa particularmente a mí me pasa siempre ).
  • No podemos ni siquiera tirar el boleto del colectivo porque se sube el guarda,
  • Ni siquiera podemos eruptar o salir medio desarreglados a la calle porque justo va a pasar el amor de tu vida y se va a horrorizar al verte con la joggineta agujereada en el traste y vociferando guarradas dignas de un obrero de construcción.
O, en casos extremísimos, si un Pinal tiene la idea de hacer un gualicho que leyó en internet para atraer algún chongo, la suerte que se nos designó va a encargarse de que sin querer termine metido en un un pacto de magia negra con el mismísimo demonio. Porque así lo habrá querido la divina providencia, cada vez que un Pinal se hace el vivo e intenta pasarse de la raya, la vida nos acomoda de un trompón.

Es simplemente para aclarar; no es que seamos buenos por boludos, si no por obligación :)

0 sabias opiniones:

Publicar un comentario

 
Header Image by Colorpiano Illustration