¿ La dama y el vagabundo ?

Hace unos días fui a la casa de mi abuela. El día estaba hermoso, asique apenas salí de mi casa, con las monedas para el colectivo en la mano, decidí que prefería ir caminando.

A las dos cuadras divisé a un hombre muy mal vestido sentado sobre el alféizar ( para saber qué sorlacho es eso click ACÁ ) meneando una taza con cara de pobre víctima. Apenas pasé por donde él estaba miré las monedas que tenía en la mano, y, como ví que tenía 25 centavos de más, deduje que probablemente él los necesitaría muchísimo más que yo, por lo que retrocedí dispuesta a hacer un acto de caridad.

Iba yo con la moneda en la mano y cara de Madre teresa de calcuta, cuando me detengo adelante del zaparrastroso muchacho para darle una mínima ayuda, y en eso, antes de arrojar la moneda en la tacita verde decido espíar su contenido.

Para mi vergüenza no era dinero lo que contenía, si no blanca y pura leche La s***nísima.

Me quedé petrificada, con la moneda a punto de caer en la taza del hombre, que la movió instantaneamente y que en ese momento me miraba arrobado.

- Ehhhhh... estem.. perdón.. ¿ No sos mendigo ?

Los ojos del harapiento se abrieron más y pude ver que estaba a punto de soltar una carcajada.

- Emm.. no. Me dice, divertido.

Yo seguía en la misma posición de antes, dura como un gato embalsamado, y no sabía qué contestarle. El hombre me miraba con una expresión aún más divertida, y necesité contestarle algo, ésto fue lo primero que me salió:

- No, este mirá, te juro, pero te juuuuuro que no parecés un mendigo ni nada que ver eh ! Posta, no das imagen de pordiosero ni ahí, sorry, sorry en serio, sos re divino, cero mendigo, disculpá.
El 'no-mendigo' largó una carcajada sonora justito en mi cara, y me fui corriendo. Ya resolví no pasar nunca más por esa calle en toda mi vida, por si se llega a acordar de mí.

0 sabias opiniones:

Publicar un comentario

 
Header Image by Colorpiano Illustration