Caballetes o una historia de Frustración.

Era un campamento y hacía años que no montaba un caballo. Llegó el momento; íbamos a dar un paseo por las sierras puntanas. El paisaje hermoso, una pradera verde donde inevitablemente nos pusimos a correr. De fondo se veían las montañitas.. como en las películas !
Hasta que empezó el reparto de caballos; mis amigas recibían unos altísimos, blancos, negros, marrones, uno más lindo que el otro. El gaucho que los repartía me mira con cara de picarón y me dice : ' E ! y ete te toca a vo ! ' con inocencia me imaginé un corcel negro o blanco con crines que volaban al viento.. Me llegó un caballo petiso, gordo y orejón. Todos los otros caballos tenían nombres como: Indomable, mancebo salvaje y cosas así.
Pensé : bueno, capaz mi caballito es un alazán, algo así, y en una de esas se llama Furioso.
Llamo al gaucho dispuesta a averiguar nombre, sexo y raza de mi corcel.
- señooor ! y mi caballito cómo se llama ?
- MulaRRRRRR
- y qué es ?*
- Una mula.

No puedo explicar lo que sentí; para colmo todos se reían de mi cara de traste y de la horrible mula que encima de cagarse todo el viaje, se empacó.


*el sexo !
 
Header Image by Colorpiano Illustration